sábado, 27 de febrero de 2016

Agujero negro


El tiempo se atrinchera dentro de su agujero
aunque vive en la casa se oculta ante mis ojos;
no necesita puertas, candados ni cerrojos
cuando quiero atraparlo, se marcha muy ligero.

Me dice que en la vida todo es muy pasajero
que un instante vivido parece un abreojos;
un palpitar que sacia la sed de los antojos
porque todo es a medias, aunque parezca entero. 

Metido en su abertura, poro grande y pequeño
ojal de mil botones para la finitud
parece que no existe, pero roba el ensueño.

Y sé que está en la casa saciado de inquietud
Sólo quiero pedirle con ademán risueño
que me regale un día, de aquella juventud…

(Julie Sopetrán)





No hay comentarios:

Publicar un comentario